SEREMOS GRANDES, SEREMOS FUERTES

Festejos tras la milagrosa clasificación

La selección hondureña arriba a suelo sudafricano cargando sobre sus hombros la ilusión de todo un pueblo sacudido por el reciente Golpe de Estado.

“De un país donde el sol se levanta…”, así reza el comienzo de una de las estrofas del himno nacional hondureño y la misma se adapta perfectamente a la realidad de los 23 jugadores y el cuerpo técnico que están a días de debutar en la Copa del Mundo. En medio de las tinieblas políticas, el deporte hace salir el sol, une a sus habitantes y abraza el sueño de mostrarse al mundo con orgullo.

Tuvieron que pasar 28 años para que un técnico como Reinaldo Rueda, volviera a colocar al seleccionado en condiciones aptas para una disputa de corte internacional. Hasta ahora, España ’82 había sido la única participación en copas mundiales y el sentimiento de revancha quedó latente desde aquél entonces.

Castigado institucionalmente el pasado 28 de junio de 2009, cuando fue reemplazado el Presidente Manuel Zelaya, y posteriormente se nombró a Roberto Micheletti como mandatario interino, aún mantiene en vilo la esperanza y no es extraño que así sea. El pueblo anida en su interior un sentimiento de unidad que se logró a partir de la milagrosa clasificación a Sudáfrica.

El milagro ocurrió en el minuto 64 del partido contra El Salvador, con un gol de cabeza de Carlos Pavón -el goleador de la selección hondureña-, tras un centro de David Suazo. Fue un dramático cierre del hexagonal eliminatorio de la Concacaf. Así, el DT colombiano, Reinaldo Rueda alcanzó el objetivo mundialista que para ese entonces era casi una utopía.

HÉROES O DEMONIOS

Existe una delgada línea entre el deporte y la política. De esto saben mucho los catrachos (como se denomina a los nativos de Honduras), que en 1969 dieron origen a la famosa “Guerra del Fútbol” o también conocida como “la Guerra de las Cien Horas”, que fue nada más y nada menos que la confrontación de dos países hermanos como Honduras y El Salvador.

Ambas naciones se hallaban en plena disputa eliminatoria rumbo al mundial México 1970. El 27 de junio de 1969, Pipo Rodríguez corrió hacia el arco hondureño e hizo el gol que pasaría a la historia. No se trataba sólo de un paso más rumbo a la clasificación de El Salvador, sino del desastre bélico-deportivo que se desató a partir de ese momento. Ese fue el pretexto para que se declarasen la guerra ambos países.

Duró apenas cien horas pero tiempo más que suficiente para enumerar gestos salvajes por doquier: desde banderas quemadas, pasando por agresiones a jugadores e hinchas, suicidios y el saldo de cinco mil muertos.

Se trató de un pretexto. Un partido de fútbol se utilizó para evidenciar las tensiones políticas entre dos países y así quedó en la historia el ejemplo más claro de lo delgada que es la línea que separa el fútbol de la política.

UNA SEGUNDA OPORTUNIDAD

Entre aquel equipo que llegó a España en 1982 y este que se subió a un avión rumbo a tierras africanas, hay un abismo. No es sólo el paso del tiempo sino las realidades totalmente disímiles que definen a un equipo y a otro.

“El equipo del ‘82 era un grupo bien unido y bien compacto. Pero, en aquel tiempo no había tanto apoyo como lo hay ahora”, afirma Jaime Villegas, defensor central de la selección hondureña en el mundial de España.

El desempeño de Honduras en aquel entonces, según el ex jugador pudo calificarse de memorable en base a los tres encuentros disputados, a saber: España, Irlanda del Norte y Yugoslavia. Villegas recuerda: “Como equipo, nosotros sabíamos que estábamos bien preparados, que nadie nos iba a pasar por encima y no íbamos a desaprovechar esa oportunidad por todo lo que habíamos sacrificado.”

Veintiocho años después, en Sudáfrica 2010, Honduras comparte el grupo H con España, Suiza y Chile. Con titulares indiscutibles como Maynor Figueroa, Pavón, Izaguirre y Amado, el equipo hondureño saldrá a protagonizar el primer duelo entre latinoamericanos este miércoles 16 de junio cuando se enfrente al Chile de Bielsa. Son estilos y tácticas diferentes. Mientras que Chile arma un equipo 3-3-1-3, Rueda dispone a sus jugadores en un 4-4-2.

La carta especial que jugará Honduras es su goleador, el veterano Carlos Pavón de 37 años.

Chelato Uclés, el Director Técnico de la Selección de hondureña en España ’82, en relación a la suerte del equipo en Sudáfrica, asegura: “Si tienen buenos partidos de preparación, las chances de pasar a segunda ronda aumentan. Van a estar en Europa un mes y la clave está en que tengan buenos partidos de preparación; si sólo entrenan no sirve.”

Para algunos medios, los catrachos de Rueda apenas si cumplieron una mediocre gira con tres fogueos, en que obtuvieron dos empates y una derrota. Además, resaltan la clasificación al Mundial en el último lugar de la Concacaf (detrás de Estados Unidos y México), superando a Costa Rica por diferencia de goles.

Sin embargo, esto en lugar de tirarlos abajo termina por fortalecerlos. El pueblo se ha unido más que nunca, llegando hasta abrir una página web (www.hondurasalmundial.com) en la que todos los que han viajado para apoyar al equipo van relatando la experiencia desde el minuto cero en Sudáfrica.

Cada partido renovará la ilusión. El sueño hondureño de volver a la Copa del Mundo se hizo realidad. Ahora la suerte está echada y este grupo de catrachos podrá a cada paso ser capaz de sorprender, como dice la ya reconocida letra del mundial: “campeones o vencidos, pero unidos a intentarlo.”

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: