TIEMPO DE RECOMPENSA

La palabra no es “cansancio” sino resignación. Quizá tanto alentar al equipo, tanto sufrir por derrotas, me haya dejado la pasión caduca y ahora tengo que reconstruirla por mi bien y el bien del equipo, como decimos siempre.

Ahora reviso el placard, arriba de todo, donde no suelo mirar a diario. Ahí está, intacta, con el último nudo hecho como “cábala” del Mundial 2002. Hay que sacar esa bandera, estirarla y estirar las ganas (que es mentira que faltan porque en realidad están enojadas, sólo eso).

Voy a renovar la apuesta, aun sabiendo que apostar implica la posibilidad de perderlo todo, una vez más. Pero, ¿qué sería del fútbol si no existiera ese ínfimo margen de incertidumbre? Simplemente, sería un partido de ajedrez. No quiero eso.

Quiero traspolarme a Sudáfrica aunque sólo sea mentalmente. Quiero (y lo pido con anticipación) un Mundial como Dios manda. Ya saben a quién me refiero cuando digo D10S.

Y no me voy a dejar llevar por estadísticas ni presagios. Ya no me sirven los resultados esperados ni el desempeño del Mundial pasado. No me sirve si hubo un antes y un después. Sólo quiero volver a gritar, volver a sentir el sístole y el diástole de mi corazón, que es el motor de la pasión futbolera, junto con el ritmo cardíaco del resto de los argentinos, haciendo una melodía inmejorable.

Es tiempo de recompensa. Por las idas y venidas de 23 nombres que no significan nada si no es con rayas celestes y blancas en el pecho. Por las críticas buenas y malas (muy malas), que el DT que nos hizo llorar de emoción hace unas décadas, supo cargar durante este tiempo.

La mochila es de todos. El fútbol mundial se prepara para vivir un nuevo encuentro de alto nivel. Estemos, entonces, a la altura de las circunstancias y, al menos en materia deportiva, este junio próximo tiremos todos para el mismo lado. La bandera ya está lista.

Anuncios

Un pensamiento en “TIEMPO DE RECOMPENSA

  1. Lejos de todas las críticas futbolísticas que le hagan a este equipo y sobre todo a Diego, creo que tiene lo que no tuvo en todo este tiempo. Garra, corazón, hambre, bronca, desenfreno. Un Maradona a la cabeza. Y con eso solo estoy confiado en este mundial que se avecina.

    Vamos Argentina!

    PD: Hace años que el fútbol dejó de tener interés en mi vida, pero cuando supe que Diego sería el DT de la selección toda esa pasión volvió a mi en un segundo. Supongo que porque el fútbol que venía viviendo no tenia nada de todo esto que encuentro en él: esas ganas de comerse al rival. Gracias Diego por encender la chispa.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: