EL MARGEN DE INCERTIDUMBRE

Incertidumbre_Casi sin palabras. Digo “casi” porque en el fondo de mi alma ahí están, intactas, dispuestas a salir en cuanto me digne a dejar atrás el pánico. Casi sin palabras en el teclado, en los labios, en la tinta del papel que dejé en blanco sobre la mesa, ese trozo de papel que, desde el sillón, miro con rencor.

Volver ese “casi” en tan solo un resabio de nostalgia es la tarea más difícil que tengo por estos tiempos. Porque el cambio se dio un día cualquiera -así son los de verdad- pero se dio en los hechos y aun no puedo ponerle palabras -esta noche lo intento- y ahí voy.

La acción, ese motor que mueve a la humanidad entera, y permite cambiar la realidad, tocó a mi puerta –o en todo caso, yo golpeé en ella- y todo tuvo sentido. Desde entonces, cada mañana es diferente, pero tiene un denominador común: una causa. Levantarme, vestirme, pensar y actuar, son necesidades primarias revaloradas en la Bolsa de la Vida. Los transeúntes dejaron de ser anónimos. Las personas y sus gestos son mi herramienta de trabajo. La ayuda es un sustantivo que exige responsabilidad, que pide a gritos trabajo. Trabajar es una satisfacción indescriptible. Sentirse útil es complicado de describir y al mismo tiempo el sublime acto de existir. Comprometerse y dar batalla con ideas claras son el deseo que me hace desear, el impulso, el movimiento.

Pisar la Tierra y dejar huella se ha vuelto un desafío cautivante. Sumar personajes que quieran ser parte de esta utopía es una debilidad innata que traigo desde hace 23 años. Formar parte de un grupo de militantes es la parte de mi personalidad que estoy explorando.

Y entonces ahí, donde el pánico a la hoja en blanco se apodera de mí, es donde queda un margen, unos centímetros que dejan espacio a la incertidumbre. También es ahí donde encuentro la respuesta a la gran pregunta que me tuvo desvelada durante tanto tiempo. Antes no era el momento, es ahora. Por algo el principio de incertidumbre sigue golpeándome tan fuerte en los instantes de mayor incomprensión de la realidad. Si cambiarla es posible, quizá una variable para analizar sea la relación de indeterminación de Heisenberg.

Anuncios

2 pensamientos en “EL MARGEN DE INCERTIDUMBRE

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: